Al menos una vez en la vida, el 85% de nosotros hemos padecido algún tipo de dolor miofascial. Este tipo de dolor puede ser provocado por “puntos gatillo” que son puntos palpables en los músculos o en sus fascias.

Este tipo de puntos se pueden clasificar en activos y latentes.  Aquellos que están activos son los responsables del dolor. El dolor puede ser espontáneo e incluso durante estados de reposo. Cuando se presionan puede causar un dolor referido, es decir, en una zona diferente del punto de origen.

La falta de ejercicio, tener mala postura de forma prolongada, falta de vitaminas y problemas de sueño a largo plazo pueden causar este tipo de puntos.

Muchos malos hábitos posturales como sostener el celular entre la cabeza y los hombros para liberar las manos durante una llamada, doblarse mucho tiempo sobre una mesa, sentarse en sillas con un mal respaldo y sin sostener los brazos o cargar cajas de forma incorrecta, genera un estrés constante en los músculos que pueden derivar en puntos gatillo.

Malos hábitos de postura pueden genera estrés en los músculos.

Algunos de los músculos en los que es común encontrar este tipo de puntos son los que ayudan a mantener la postura como el trapecio, escaleno, esternocleidomastoideo y el elevador de la escapula.  

Otros síntomas que se asocian a puntos gatillos es el dolor de cabeza tensional, tinnitus, torticolis y malestar en los ojos.

Tratamientos no farmacológicos

Existen tratamientos manuales que no requieren del uso de algún tipo de fármaco, como el masaje, la acupuntura y osteopatía.

La acupuntura puede aliviar el dolor sin uso de fármacos.

Te recomendamos acercarte a tu terapeuta en masaje de confianza, en caso de presentar algunos de estos síntomas.

Publicaciones relacionadas